fbpx
HN

35.00

Tabla de tallas

Clear
SKU: N/D Categorías: ,
000

Plumas. Muchas plumas. Obtenidas de los mejores gansos que el Reino Unido podía ofrecer para confeccionar las chaquetas de nuestros héroes. Lana, que había viajado desde Nueva Zelanda, esquilada de cientos de ovejas de la raza «Shetland» para tejer los jerséis que llevaban nuestros aventureros. Te hemos ahorrado tener que perseguir ovejas y gansos, porque nuestras camisetas están simplemente hechas de algodón orgánico y poliéster.

Dentro de todos nosotros late el ansia de explorar. Está escrito en nuestros genes desde hace milenios. Queremos llegar más lejos. Aspiramos a llegar más alto. El Everest lanzaba ese reto. Venid y conquistadme si podéis, insignificantes mortales.

Muchos oyeron su llamada. Los primeros, los británicos. Aun siendo un país casi sin montañas, intentaron alcanzar la cumbre en  varias ocasiones.

Desde los Alpes suizos, montañeros que se forjaron el nombre de alpinistas escalando las cumbres más altas de Europa, viajaron a oriente para acometer lo que parecía imposible. El legendario Raymond Lambert estuvo cerca de lograrlo, acompañado por Tenzing Norgary. Vieron la cima más cerca que nadie, a 8.595 metros de altura.

Al final, incapaces de admitir la derrota, Gran Bretaña lo intentó de nuevo. La expedición que lo consiguió fue liderada por el coronel británico John Hunt. Equipados con la tecnología más avanzada de la época, tres parejas de alpinistas capaces de alcanzar la cima y con la experiencia de Tenzing, no dejarían pasar la oportunidad de derrotar a la montaña antes de las nieves del monzón.

Eran las once y media de la mañana. 29 de mayo de 1953. El cielo estaba despejado pero soplaba un viento infernal. Abrigados con plumón, escuchando el siseo del oxígeno entrando en sus pulmones y el crujir de sus botas de expedición en la nieve, Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay llegaron a la cima del mundo a 8848 metros de altura. Otros lo habían intentado antes pero fracasaron en sus ataques, algunos engullidos por la montaña como Mallory e Irvine.

Donde otros fracasaron, Hillary y Norgay vencieron. Triunfaron con sus piolets, tallando cientos de escalones en hielo. Cargando con decenas de kilos de equipo, durmiendo en tiendas a merced de los vientos del Himalaya.

Su espíritu de conquista les llevo a hacer lo imposible, solo por el mero hecho de probar que la voluntad del hombre es capaz de mucho más de lo que imaginamos.

Hillary y Norgay fueron pioneros, abriendo el camino para muchos otros que vinieron detrás.

Su espíritu y su legado nos marcan.

Esto es Hillary and Norgay. Esto es Brinch-Hansen.

Reviews(0)

There are no reviews yet.

Add a Review

Be the first to review “HN”